NÀQUERA

Twitter Facebook Valencià Castellano

concejalias › Fiestas

Presentación del libro 'Manuel Pérez Arnal: su vida y su obra'

Presentación del libro 'Manuel Pérez Arnal: su vida y su obra'

23/09/2016
fiestas

Artículo dedicado al sacerdote naquerano en el Libro de Fiestas

Este viernes, 23 de septiembre, tendrá lugar la presentación del libro ‘Manuel Pérez Arnal: su vida y su obra’, una biografía del sacerdote naquerano que fundó en 1912 el Sindicato de la Aguja, la primera organización sindical para mujeres de España y hoy en día conocida como la Obra Social Femenina. Escrito por el historiador valenciano Vicent Comes Iglesia, que hoy desgranará los hitos más importantes de la vida del sacerdote, a partir de las 19 horas en el Hall del Ayuntamiento.

Si quieres conocer más sobre este naquerano, puedes leer el artículo escrito por el Partido Popular de Nàquera en el Libro de las Fiestas 2016 a partir de la página 45, que transcribimos a continuación bajo el título Paz, Caridad, Justicia

El sindicato de la aguja…‘Obras que son amores’. Náquera en homenaje a Don Manuel Pérez Arnal.

Transcurría en 1912 cuando Don Manuel Pérez Arnal fundó el ‘Sindicato de la Aguja y Similares’ fruto de la doctrina social de la Iglesia iniciada con la encíclica del Papa Leon XIII ‘Rerum Renovarum’ en 1891 que señaló el derecho que tenían los hombres y las mujeres, en sus diversas clases sociales, a organizarse y a asociarse para defender sus derechos. Y esto que fue un deseo de la Iglesia manifestado en un documento de tanta categoría como la ‘Rerum Novarum’ fue para Manuel Pérez un mandato y un instrumento para un nuevo apostolado.

La realidad socio laboral del momento, los efectos de la Segunda Revolución Industrial, la precaria situación de los trabajadores, la invisible defensa de sus derechos y, sobre todo, de su dignidad laboral, hacían necesario proclamar el derecho que tenían todos los hombres y, también las mujeres, a organizarse y asociarse para defender mejor sus derechos.

Y, así surgió, en el invierno de 1911, en Valencia, un hecho corriente en aquella época sirvió para iluminar con luz sobrenatural la mente de D. Manuel. El reloj del Miguelete acababa de dar las doce de la noche cuando D. Manuel volvía a casa después de asistir a un enfermo que le había correspondido urgentemente. Una figura pequeña emergió en la oscuridad. Era una niña que venía del taller, se podía adivinar el miedo que sentía al ir sola por la calle a esas horas. Sonrió al observar con alivio el rostro infantil de la niña que no tendría más de catorce años. Su madre estaba enferma y sólo algunos sábados iba a buscarla si podía. La acompañó hasta su casa y se despidieron.

Y fue aquella noche, cuando tomó la firme resolución de luchar contra todo y contra todos, trabajando cuánto le fuera posible por la mejora material y espiritual de la clase obrera, y poner en práctica la Doctrina Social de la Iglesia, con la creación de potentes asociaciones profesionales capaz de defender los legítimos derechos de la mujer trabajadora dentro de los principios católicos.

Este encuentro casual avivó el espíritu inquieto de Manuel Pérez. Sabía del régimen abusivo de trabajo al que estaban sometidas muchas obreras, y de una manera particular en los conocidos ‘talleres de la aguja’ donde se trabajaban más de doce horas diarias, para ganar un jornal irrisorio que no bastaba para satisfacer las más estrictas necesidades particulares o familiares.

Bajo el lema ‘Paz, Caridad y Justicia’ y tan sólo con 19 obreras, D. Manuel fundó en 1912 el ‘Sindicato de la Aguja y Similares’ (1912-1936) nombrado en la actualidad ‘Obra Social Femenina de la Virgen de los Desamparados’, y bajo ese lema se ha girado toda la actividad de la Obra Social.

El sindicato creció en poco de tiempo y se reorganizó en grupos según las necesidades particulares del trabajo, surgiendo así los gremios para mejor defensa de sus derechos. Se abrieron escuelas nocturnas para elevar el nivel cultural de las obreras y, entre otras actividades, se creó la Caja de Crédito, la Mutualidad de Enfermas, el Taller de Paro, la Mensajera del Sindicato o el Boletín Informativo, actividades de orden moral y religioso, actividades de Formación Profesional, la Biblioteca Circulante, la Hospedería de Sirvientas y la Bolsa de Colocaciones, actividades recreativas y culturales, el Coro Angélico y el Coro Musical, etc. Lo que contribuyó a extender muy rápidamente la obra por las otras provincias valencianas. En julio de 1936 el número de asociadas era de 40.000.

Nacimiento e infancia de Don Manuel
Don Manuel Pérez Arnal nació en Náquera (Valencia) en 1879, de un matrimonio formado por el Manuel Pérez Navarro y María Arnal Navarro, labriegos que ya tenían una hija de tres años. Recibió las aguas bautismales dos días después de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de la localidad de manos del vicario D. Ramón Guanter. El niño Manuel, conocido con el diminutivo cariñoso ‘Nelet’, fue educado en un ambiente profundamente religioso y, siendo todavía vicario Guanter, vio como despertaba la vocación sacerdotal en aquella alma de niño.

Ingresó en el Seminario Conciliar de Valencia en octubre de 1892, cinco años después marchó a Roma donde estudió Filosofía y Teología en la Universidad Gregoriana, residiendo en el Colegio Español de San José. Fue ordenado sacerdote el 18 de julio de 1903 de la mano del Cardenal Merry del Val. Celebró su primera misa en Náquera, su pueblo natal, el 30 de julio de 1903, con ocasión de la celebración de los Santos Abdón y Senent. Volvió a Roma para finalizar sus estudios donde obtuvo tres doctorados en Filosofía, Ciencia Teológica y Derecho Canónico.

¿Cómo era Don Manuel?
De estatura más bien pequeña, delgado y de mirada dulce, los que tuvieron la oportunidad de conocerlo destacan su humildad, su habla sencilla y reposado. Su piedad y fervor lo traían a expresarse siempre en tono benevolente, disculpando las faltas y errores ajenos y exaltando los más insignificantes aciertos y buenas intenciones. En todas sus actuaciones sobresalió siempre en Don Manuel la santidad.

Don Manuel trabajó en su obra hasta el 4 de junio de 1946, cuando fue llamado por Dios a su sí. Sus restos descansan en la Capilla de la Obra Social Femenina en Náquera. El Proceso de Canonización se inició el 13 de noviembre de 1999 en Valencia, encontrándose la causa de Canonización en Roma desde marzo de 2008.

Setenta años después de su muerte, su obra sigue viva y con gran arraigo en la ciudad de Valencia. En la actualidad, se vienen realizando varias actividades, de manera regular, como clases de cultura general, trabajos manuales, corte y confección, retiros mensuales, ejercicios espirituales anuales o turnos de veraneo en la Residencia de Náquera del 1 de julio hasta el 30 de agosto. La Obra Social cuenta también con sector para mayores y para jóvenes y niñas…‘El Sindicato de la Aguja y Similares… Obras que son amores’.

Partido Popular de Nàquera

Ajuntament de Nàquera.

Plaça de l'Ajuntament, 1
46119 | Nàquera | València | Espanya

avís legal

tots els drets reservats

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies